CUADERNO DE VIAJE Nº 6, DÍA 6 NOV 2010 JAIPUR

Hoy volamos desde Udaipur a Jaipur, los vuelos no podían ser mas puntuales.

Llegamos a Jaipur y nos están esperando Gajendra y nuestro chófer Arif, pero si la conducción en la India hasta ahora nos había parecido horrible, el trayecto desde el aeropuerto hasta la ciudad de Jaipur es mortal.
.


Aquí hay mucho movimiento. Los coches esquivan a camellos que van lentísimos no pareciéndoles importar el stress del tráfico.




Las calles son coloridas y caóticas, es una ciudad de contrastes, lo viejo, lo nuevo.


Ciudad histórica fascinante, ciudad vibrante, la de más rápido desarrollo de la India y un eje del llamado "Triángulo de Oro", la ruta turística más multitudinaria. La ciudad está rodeada de maravillosas fortificaciones y, a lo lejos, el colosal fuerte de Amber que es visita obligada.

Sin embargo, no todo es tan perfecto como parece. Hay que prepararse para los olores y los contrastes de la ciudad. Está superpoblada, colapsada por el tráfico y contaminada,  aún así te puede llegar a cautivar.

Jaipur tiene el color del rosa salmón. Estaba tan sucia que en 1876 con los preparativos de la visita del príncipe de Gales se decidió pintar de este tono entre salmón y arenoso y aunque no lo parezca todos los años se pinta de nuevo.


HAWA MAHAL - El Palacio de los vientos.
Es de arenisca rosa y es uno de los ejemplos mas claros del arte rajputa.  Fué construído para permitir a las mujeres de la casa real contemplar la vida de la ciudad desde esas ventanas.


El Templo de Birla Lakshmi Narayan


Y de nuevo todas mirándome las piernas, la verdad es que te saludan y se ríen y no puedes evitar devolverles la sonrisa aunque se estén riendo de tí por las piernas. A Iñigo le divierte mucho.


Moderno edificio de mármol blanco al pie del fuerte de Moti Dungri. En el interior (no se podían sacar fotos) las vidrieras de colores ilustran escenas de las escrituras hinduistas. Ganesh, protector de los hogares reposa en el templo. El mármol en algunas zonas es transparente lo cual indica que es de una calidad buenísima.


Después de la visita nos metemos en plena ciudad con la intención de comprar algunas telas. ¡Por Dios!, ¿es que a todos se le tiene que ocurrir ponerme un sari?, a la 5ª o la 6ª me doy por vencida y "me dejo" literalmente ante las miradas de cachondeo de mi marido y de Gajendra que no paran de reírse ante el interes del "tendero" en darme vueltas y más vueltas con la tela. Tengo cara de viaje, tengo calor y venga tela y tela 7 metros, ¡me rindo!. Me estoy acordando de una amiga de Sanse.


Hay que ser India para que te quede bien un sari, puedo verles en el espejo a Gajendra y al tendero. La foto borrosa, seguro  que por culpa de lo que se rió mi marido sacándola (menos mal, no se me aprecia el careto).

Aunque después, en un baño como este a una se le pase todo.


Mañana nos montaremos en elefante.

DIA 7 NOV 2010
Nos levantamos temprano, al fuerte Amber hay que ir pronto porque los elefantes no andan después de las 11.00 por el calor así que mejor con el fresco de la mañana.


En el trayecto nos paramos a sacarnos unas fotos con el lago de fondo, hace un día precioso.


EL FUERTE AMBER
Fuerte-Palacio de color rosado, ejemplo de la arquitectura rajputa que se alza en una ladera montañosa donde accedemos a lomos (es un decir) de un elefante.


Según nos vamos aproximando al fuerte, las vistas son espectaculares.

Mientras una espera a que le recoja el paquidermo, deja llevar su imaginación pensando en todos esos libros que ha leído sobre la India en los que la protagonista es "transportada" por un maravilloso elefante. El encanto se te esfuma cuando te subes al pobre animal que es azotado sin descanso y cuando te llega el olor de mierda y suciedad. Hay que tener los pies en la tierra y no dejarse llevar, una es un poco "peliculera". (Es de familia)



¡Ya nos toca!

No hay fotos nuestras montando al elefante, pero aquí vamos encima de uno está claro, se nos quedó la cintura para rastre, jeje, el movimiento es tremendo pero yo me reí mucho. Se puede subir en jeep de todos modos, eso sí, las vistas a estas alturas son impresionantes.



La historia de los elefantes de Amber
Si un elefante pudiera elegir, viviría en un lugar cálido y húmedo. Por desgracia, el Rajastán no cumple estos requisitos y estos animales sufren enormemente. Cada día hacen 11 kilómetros desde Jaipur hasta el Palacio-fuerte, sufren quemaduras solares y se les agrietan las patas del calor. Antes solían bañarse y beber en el lago ahora tienen muchas carencias. Hay una asociación "Help in Suffering" (HIS) para todo el que quiera hacer un donativo y esté preocupado por estos animales, además algunos mahouts (cuidadores) no los tratan adecuadamente.

Ya estamos arriba. ¡Qué bonito!.



Desde arriba las vistas son impresionantes.

Tres cosas del interior del Palacio que es precioso pero que tengo montones de fotos y no quiero recargar este post.

El lugar donde el Marajá celebraba sus audiencias


Las zenanas reales donde el Marajá se unía con sus mujeres


Y los trabajos de marquetería cuajados de espejos. De noche se iluminaban con candelabros y los espejos brillaban como estrellas.


Al salir "encantadores" de serpientes

PALACIO DE LA CIUDAD
El Palacio es un conjunto de patios, jardines y edificios en pleno centro de la ciudad vieja. Una vez más, el palacio fué creciendo con el paso de los siglos con edificios de diferentes épocas. La arquitectura es mezcla rajastaní y mogola.



Estas tinajas tienen su historia
Ocupando un lugar de honor en el pabellón rosa de la Diwan-i-khas hay dos enormes urnas de plata de 1.6 metros de alto y unos 345 kg cada una. Fueron hechas para el Madho Singh II, para poder llevarse suficiente agua del Ganges a Inglaterra para bañarse durante su visita con motivo de la coronación de Eduardo VII.  En cada una entran mas de 4000 litros de agua. Se hicieron con 14000 monedas de plata fundidas. Aparecen en el libro Guiness de los records.




Las puertas de entrada a las diferentes estancias son espectaculares, cada cual más bonita, pero como no puedo poner fotos de todo aquí me quedo con la visita al Palacio.

Un chicken biryani para comer y estamos de nuevo en marcha

Nos vamos al centro para comprar alguna tontería en el bazar. Toca regatear un poco. 


Como el hotel está a las afueras de Jaipur, de nuevo nos ponemos en carretera pasando por las peores zonas de Jaipur. Las chabolas. 




La otra cara de la India. Las niñas "manoseando" excrementos de vaca haciendo combustible para sus casas.


Mañana será otro día.

Hotel en Jaipur
Aquí

1 comentarios

  1. Se te ve guapa con el sari...
    Bonitos templos...

    ResponderEliminar